Restaurante Kais (Lisboa)

Hay algo que disfrutamos en nuestro viaje a Lisboa y que no os habíamos comentado aún y era nuestra cena en el Restaurante Kais.

A orillas del río Tajo, un restaurante de amplias dimensiones que ocupa el espacio del que fuera un almacén de finales de S. XIX que aportaba energía a los tranvías portugueses que aún recorren las calles de la ciudad.

DSC_0854

Enseguida verás y reconocerás la entrada aunque no lo hayas visitado nunca, pues una gran “K” te da la bienvenida. La luz del exterior muy bonita que nada hace presagiar lo que esconde en su interior.

La palabra es impresionante. Espacio diáfano, techos altos, ventiladores industriales, hierro, madera y una gran cascada nada más cruzar la puerta de entrada que separa el espacio de mesas de lo que sería la zona de espera hasta que llega el turno de ocupar un asiento.

DSC_0826

Iluminación muy romántica puesto que toda ella es aportada por grandes velas ( salvo puntos concretos de luz en el techo que son muy altos ) que van deshaciéndose y su misma cera va amontonándose creando ella sola decoración al lugar.

Filas de mesas, lo que hace suponer que tienen muchas visitas. Una barra circular en medio del restaurante te invita a que puedas disfrutar de una copa sin tener necesariamente que comer o cenar.

DSC_0851

DSC_0850

La cocina acristalada a la parte izquierda, deja ver el trabajo de los cocineros.

Al final, opuesto a la entrada, hay una zona chill out para las noches de verano ( con su correspondiente entrada por otra puerta trasera ) dónde tomar una copa con amigos escuchando la mejor música es un placer.

DSC_0829

DSC_0836

La atención en todo momento es maravillosa, no dejando que el vaso se viera vacío. El tiempo justo entre plato y plato, sin agobios por ninguna parte. Todo ello hizo que la cena fuera estupenda.

¿ Y LA CARTA?

La comida muy buena. Se nota la calidad de los alimentos y de las materias primas que utilizan. No hay sorpresas en los platos pero se nota un gran esmero en la preparación y presentación de los mismos.

DSC_0835
crema de verduras con saquito de gorgonzola
DSC_0840
Pulpo laminado con pimientos asados en tiras y aceite de trufa
DSC_0838
Escalope de foie flameado con Grand Marnier, acompañado con compota de pera

Mención especial al bacalao que estaba para chuparse los dedos. Un sabor exquisito, servido con un humus de garbanzos.

DSC_0843
Bacalao al horno
DSC_0844
Entrecot a las 3 salsas

Los postres estaban buenísimos. Muy suaves y con una presentación original para lo sencillo de la receta.

DSC_0847
Tarta de manzana
DSC_0845
Tarta de chocolate y fresas

Una cena en conjunto espectacular.

Muy íntima. Especial para ir en pareja por su ambiente cálido, ténue, discreto y romántico.

Para nosotros un “must” si visitas Lisboa.

Y&H

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Sophie33 dice:

    Este restaurante me gusta mucho! La atmósfera y los platos me gustan! MMMMMMM!
    Un post grande!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s