Peppermill

Era un pecado estar en Las Vegas y no ir a desayunar al famoso Peppermill. Un restaurante muy conocido por su ambiente desenfadado y una decoración llena de color, neones y un toque de lo más kitsch.

img_5839

Una carta muy extensa dónde todos los platos son de unas dimensiones tremendas. Las raciones son enormes y seguro que no podrás acabar todo lo que pidas. Hay que tenerlo en cuenta porque hay muchas cosas apetecibles y no hay que pecar de gula.

snapseed-2

Teníamos que pedirnos cada uno uno de sus batidos gigantes de fresa y vainilla. Muy buenos y nada pesados.

Para tener algo de variedad en nuestro desayuno, pedimos un plato salado y uno dulce.

Unos huevos con salchichas, beicon y french toast y un waffle con fruta de temporada y nata montada aderezado con sirope de arce.

Cómo os podéis imaginar, íbamos con mucha hambre y nos comimos todo… un breakfast que perfectamente sustituía también a la comida.

snapseed-1

img_3743

Estaba todo buenísimo y simplemente por visitar el peculiar lugar, tienes que ir a comer. Además para ser Las Vegas tienen unos precios muy asequibles relación calidad, cantidad y precio.

Un must es la gastronomía del Strip.

Y&H

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s